La película más larga de la historia

tastylee.jpgCon un único “actor” en pantalla, Lee Groban (poeta y artista visionario), en el año 1986 el director John Henry Timmis IV rodó la película “The Cure for Insomnia” (El remedio contra el insomnio). El film, que lo podríamos catalogar como “experimental”, tiene una duración total de 5.220 minutos o lo que es lo mismo: 87 horas (lo que vienen a ser tres días y 15 horas). En ella aparece el poeta Lee Groban leyendo un poema suyo de 4.800 páginas, interrumpido únicamente por fragmentos de películas “X” y “Heavy Metal”.
Sólo se ha proyectado sin cortes una sola vez, el día de su estreno el 31 de enero de 1987 en la escuela del Instituto de Arte de Chicago. El propósito original era el de “reprogramar” el cerebro de las personas que sufrían insomnio y visionasen dicho film.
En el supuesto de que algún día se decidiese poner en el mercado mediante DVD, este llenaría aproximadamente alrededor de 18 a 22 discos.

Anuncios

Besos sin censura

notorious.jpgEntre los años 1933 y 1954, Joseph I. Breen fue el oficial encargado del cumplimiento del código de producción o, dicho de otra manera, el censor de la época. Su labor consistía, entre otras, en velar por la moral de los espectadores y no dejar que ningún beso durase más de tres segundos en las películas que se rodaban.
Pero hecha la ley, ya se sabe… ésta está para saltársela con el mayor ingenio posible. Y uno de los cineastas más ingeniosos que hubo en la época fue Alfred Hitchcock, que en más de una ocasión consiguió burlar la férrea censura y logró colar más de un film con largas escenas de apasionados besos y escenas de intensa sensualidad.
Como ejemplo la película “Encadenados” (Notorious, 1946) donde en una escena en la que Cary Grand e Ingrid Bergman debían besarse logró alargarla hasta poco más de un minuto.
¿El truco? Pues muy sencillo…
Los protagonistas se besaban apasionadamente durante tres segundos, paraban, se miraban, susurraban, se daban un pequeño beso, volvían a mirarse, se volvían a besar durante tres segundos más. Así durante un minuto, en una escena llena de intensos y apasionados besos.
Y como muestra os dejo el vídeo con el fragmento de la escena.

Rebecca y Joan Fontaine

rebecca.jpg
En 1940, Joan Fontaine protagonizó el film Rebecca de Alfred Hitchcock.

Gracias a esta película, las chaquetas “Cardigan”, prenda que vestía la protagonista, pasaron a llamarse popularmente “Rebecas”.

El jodido Lebowski

el_gran_lebowski.jpgLa palabra “FUCK!” (joder, follar) y todas sus variaciones se mencionan un total de 241 veces durante la película “El Gran Lebowski” (The big Lebowski, 1998) de los hermanos Joel y Ethan Cohen y protagonizada por Jeff Bridges, John Goodman, John Turturro y Julianne Moore.
Una media de 2’5 veces cada sesenta segundos.

“Si me necesitas, sólo tienes que silbar”

tener-y-no-tener.jpgHumphrey Bogart en 1944 se enamoró de la actriz Lauren Bacall, durante el rodaje de la película “Tener o no tener” de Howard Hawks.
Con esa película se hizo tan famosa la frase de Lauren Bacall, “Si me necesitas, sólo tienes que silbar”, que cuando se casaron Bogart le regaló un colgante con un silbato de oro.

“The Game” y los problemas de edad de Mr. Douglas

the-game.jpgEn un principio Michael Douglas y Jodie Foster debían protagonizar la película “The Game” (David Fincher,1997).

Ambos iban a interpretar a padre e hija en el film, pero cuando Michael Douglas supo que en el guión original Jodie Foster tenía que ser su hija se negó rotundamente a protagonizar la película.

Douglas dijo que Foster era “demasiado mayor” para poder pasar por su hija, lo que haría que el personaje que él debía interpretar pareciese “muy viejo”. Puso la condición de que solo aceptaría rodar dicho film si en lugar de ser padre e hija eran hermanos.

Productores y director accedieron a las pretensiones de Mr. Douglas y mandaron cambiar el guión, pero se encontraron con una nueva sorpresa, ya que Jodie Foster se opuso rotundamente a ese cambio en el guión, sintiéndose ofendida porque, de algún modo, Michael Douglas la había llamado “vieja”, así que decidió abandonar dicho proyecto.

En su lugar contrataron a Sean Penn que entró en el rodaje con el papel de hermano.

Las exigencias económicas de Al Pacino

padrino3.jpg Las dos primeras partes de “El Padrino” (The Godfather, 1972 y The Godfather II, 1973) dirigidas por Francis Ford Coppola, le reportaron a Al Pacino el reconocimiento mundial y las nominaciones en los premios Oscar’s y los Globos de Oro durante dos años consecutivos.

Cuando Coppola le planteó al actor la posibilidad de rodar una tercera parte de esta saga, Al Pacino, exigió cobrar 7 millones de dólares por protagonizarla. El director se enfureció con el actor y lo amenazó con reescribir de nuevo el guión y comenzar “El Padrino III” (The Godfather III,1990) con la escena del funeral de Michael Corleone.

Finalmente llegaron a un acuerdo ambas partes, cobrando Al Pacino, por su intervención en el film, la nada despreciable cifra de 5 millones de dólares.