Besos sin censura

notorious.jpgEntre los años 1933 y 1954, Joseph I. Breen fue el oficial encargado del cumplimiento del código de producción o, dicho de otra manera, el censor de la época. Su labor consistía, entre otras, en velar por la moral de los espectadores y no dejar que ningún beso durase más de tres segundos en las películas que se rodaban.
Pero hecha la ley, ya se sabe… ésta está para saltársela con el mayor ingenio posible. Y uno de los cineastas más ingeniosos que hubo en la época fue Alfred Hitchcock, que en más de una ocasión consiguió burlar la férrea censura y logró colar más de un film con largas escenas de apasionados besos y escenas de intensa sensualidad.
Como ejemplo la película “Encadenados” (Notorious, 1946) donde en una escena en la que Cary Grand e Ingrid Bergman debían besarse logró alargarla hasta poco más de un minuto.
¿El truco? Pues muy sencillo…
Los protagonistas se besaban apasionadamente durante tres segundos, paraban, se miraban, susurraban, se daban un pequeño beso, volvían a mirarse, se volvían a besar durante tres segundos más. Así durante un minuto, en una escena llena de intensos y apasionados besos.
Y como muestra os dejo el vídeo con el fragmento de la escena.

Anuncios

3 Respuestas a “Besos sin censura

  1. este lunes me acordé de este ejemplo en clase… pero la profesora no opinó igual… que le den!

  2. Siempre resulta más interesante lo que los directores dejan a la imaginación o lo que el espectador se encarga de completar, que las escenas explícitas. Lo malo del asunto es que eso puede significar que nuestras mentes no son tan limpias como a veces creemos. Excelente dato que has publicado.

  3. es verdaad! Ahora que me acuerdo cuando vi Psicosis pensé, porque se dan esos besos que son picos cortos?? jajaa