Archivo de la categoría: Curiosidades

La película más larga de la historia

tastylee.jpgCon un único “actor” en pantalla, Lee Groban (poeta y artista visionario), en el año 1986 el director John Henry Timmis IV rodó la película “The Cure for Insomnia” (El remedio contra el insomnio). El film, que lo podríamos catalogar como “experimental”, tiene una duración total de 5.220 minutos o lo que es lo mismo: 87 horas (lo que vienen a ser tres días y 15 horas). En ella aparece el poeta Lee Groban leyendo un poema suyo de 4.800 páginas, interrumpido únicamente por fragmentos de películas “X” y “Heavy Metal”.
Sólo se ha proyectado sin cortes una sola vez, el día de su estreno el 31 de enero de 1987 en la escuela del Instituto de Arte de Chicago. El propósito original era el de “reprogramar” el cerebro de las personas que sufrían insomnio y visionasen dicho film.
En el supuesto de que algún día se decidiese poner en el mercado mediante DVD, este llenaría aproximadamente alrededor de 18 a 22 discos.

“Si me necesitas, sólo tienes que silbar”

tener-y-no-tener.jpgHumphrey Bogart en 1944 se enamoró de la actriz Lauren Bacall, durante el rodaje de la película “Tener o no tener” de Howard Hawks.
Con esa película se hizo tan famosa la frase de Lauren Bacall, “Si me necesitas, sólo tienes que silbar”, que cuando se casaron Bogart le regaló un colgante con un silbato de oro.

La accidentada primera exhibición de los hermanos Lumiere

larrivee-dun-train-a-la-ciotat.jpg

En 1895, Auguste y Louise Lumiere hicieron historia al dar la primera exhibición pública de una imagen en movimiento.
Se trataba del film “L’Arrivée d’un train à la Ciotat”, en la que en apenas un minuto de duración se veía llegar un tren de vapor a una estación.
El público, aun no familiarizado con las locomotoras y muchísimo menos con el cine, salió despavorido de la sala, donde se proyectaba, al creer que el tren se les venía encima.

puertas

Frenesí de compras

randall2.jpgPaseando por la Madison Avenue, en cierta ocasión, Tony Randall vió una bonita corbata en un escaparate. Decidió entrar en la tienda y el gerente le dijo emocionado:

-¡Oh, Tony Randall! ¡En mi tienda! ¡Es todo un honor! ¡Por favor, concédame tan solo un minuto, he de llamar a mi esposa para que venga y lo vea, sino ella nunca me creerá!”-

Al cabo de un instante apareció la esposa y entre los dos empezaron a adularle y llenarle de piropos, tantos que el actor se sintió en la “obligación” de comprarles algo y acabó adquiriendo la corbata y seis camisas.
Pero se dio cuenta de que no llevaba suficiente dinero y preguntó si le admitirían pagar con un cheque, a lo que el hombre le respondió:

-“¿Tiene usted alguna identificación?”-

Los inicios de los hermanos Warner

wb.jpgEn 1903, los hermanos Jack, Harry, Sam y Albert Warner (Warner Brothers), inmigrantes de origen polaco, se iniciaron en el negocio del celuloide  abriendo una sala de cine como exhibidores. La primera fue en New Castle, Pennsylvania.
Las 99 sillas que disponía la sala fueron alquilaras por un módico precio a un empresario de pompas fúnebres local con una condición: las sillas deberían ser devueltas cada vez que hubiese un funeral.

Cuando Hollywood era Hollywoodland

El mítico cartel que preside la colina y en el que se puede leer Hollywood fue en su origen un cartel publicitario en el que ponía “Hollywoodland” y con el que se pretendía vender terrenos para crear una macro urbanización.

Colocadas ahí desde 1923 estas archifamosas letras han presidido desde las alturas la meca del cine.

El cartel era iluminado por las noches por más de 4.000 bombillas y el mantenimiento de las cuales era llevada a cabo por un trabajador que vivía en una pequeña caseta detrás de una de la “LL”. La altura de cada una de sus letras es de 13,7 metros.

El suicidio de la actriz Peg Entwistle, que se lanzó desde la letra “H”, hizo que este cartel se convirtiera en un autentico icono de la ciudad.

En 1940, tras el fracaso de la venta de parcelas, abandono y posterior deterioro de las letras, la Cámara de comercio de Hollywood decidió hacerse cargo del cartel y de su mantenimiento. Hacia el final de esa década se decidió eliminar las últimas cuatro letras y del original Hollywoodland se quedó en Hollywood. Como el precio de mantener la iluminación era demasiado elevado, decidieron quitar las bombillas y le dieron unas buenas capas de pintura.

Estas letras fueron sustituidas en 1978 por las que actualmente hay, aunque a lo largo de todos estos años el mantenimiento de dicho cartel ha costado autenticas fortunas, por lo que entre las muchas ideas para financiar la conservación se utilizó la esponsorización y la venta de las antiguas letras a través de una subasta por internet.

La Cara de Palo de Buster Keaton

buster_keaton_01.jpgAunque su nombre artístico era Buster Keaton, en España se le conoció como “Pamplinas” ( debido a esa extraña manía que teníamos en este país de cambiarle el titulo a las películas y “traducir” a nuestro modo el nombre de algunos artistas).
Se dice que en 1915 Buster Keaton pidió trabajo en la Paramount. El productor lo citó para comer, pero ese día Keaton tenía una importante diarrea. Eran tales lo retortijones que sufría que tuvo que hacer muchos esfuerzos para que no se le notase y no salir corriendo a soltar todo lo que llevaba dentro. Su postura y su cara hizo tanta gracia a los jefes que le dieron el trabajo a condición que siempre mantuviese dicho rictus.
Ahí nació “Cara de Palo”.