Archivo de la categoría: Directores

Besos sin censura

notorious.jpgEntre los años 1933 y 1954, Joseph I. Breen fue el oficial encargado del cumplimiento del código de producción o, dicho de otra manera, el censor de la época. Su labor consistía, entre otras, en velar por la moral de los espectadores y no dejar que ningún beso durase más de tres segundos en las películas que se rodaban.
Pero hecha la ley, ya se sabe… ésta está para saltársela con el mayor ingenio posible. Y uno de los cineastas más ingeniosos que hubo en la época fue Alfred Hitchcock, que en más de una ocasión consiguió burlar la férrea censura y logró colar más de un film con largas escenas de apasionados besos y escenas de intensa sensualidad.
Como ejemplo la película “Encadenados” (Notorious, 1946) donde en una escena en la que Cary Grand e Ingrid Bergman debían besarse logró alargarla hasta poco más de un minuto.
¿El truco? Pues muy sencillo…
Los protagonistas se besaban apasionadamente durante tres segundos, paraban, se miraban, susurraban, se daban un pequeño beso, volvían a mirarse, se volvían a besar durante tres segundos más. Así durante un minuto, en una escena llena de intensos y apasionados besos.
Y como muestra os dejo el vídeo con el fragmento de la escena.

Las exigencias económicas de Al Pacino

padrino3.jpg Las dos primeras partes de “El Padrino” (The Godfather, 1972 y The Godfather II, 1973) dirigidas por Francis Ford Coppola, le reportaron a Al Pacino el reconocimiento mundial y las nominaciones en los premios Oscar’s y los Globos de Oro durante dos años consecutivos.

Cuando Coppola le planteó al actor la posibilidad de rodar una tercera parte de esta saga, Al Pacino, exigió cobrar 7 millones de dólares por protagonizarla. El director se enfureció con el actor y lo amenazó con reescribir de nuevo el guión y comenzar “El Padrino III” (The Godfather III,1990) con la escena del funeral de Michael Corleone.

Finalmente llegaron a un acuerdo ambas partes, cobrando Al Pacino, por su intervención en el film, la nada despreciable cifra de 5 millones de dólares.

Gustav Machaty y sus alfileres en “Éxtasis”

ecstasy.jpgUna jovencísima Hedy Lammar protagonizó la película checa “Éxtasis” (Ecstasy, 1932) bajo las ordenes de Gustav Machaty.
El director del film, pretendiendo dar más realismo en la secuencia en la que la protagonista tenía un orgasmo, pinchó las nalgas de la actriz con un alfiler para así conseguir unas expresiones de perfecto realismo en su rostro.

Cabe destacar que “Éxtasis” está considerada como la primera película comercial en la que apareció una mujer totalmente desnuda.
Friedrich ‘Fritz’ Mandl, conocido nazi y el, entonces, tercer hombre más rico de Austria quedó fascinado por Hedy Lammar, arreglando un matrimonio de conveniencia con los padres de la actriz. Tras el enlace, Fritz pretendió comprar todas las copias del film en el que su esposa aparecía desnuda.

ecstasy-0.jpg

La trama del film trata de una joven que se casa con un hombre mayor, aburrido e impotente.
La joven cierto día sale a cabalgar, llegando a un lago y decidiendo darse un baño. Deja sus ropas sobre el lomo del caballo y éste sale al galope tras la llamada de una yegua. Un apuesto trabajador que se haya cerca logra alcanzar al caballo y va a devolvérselo a su propietaria, la cual se esconde angustiada y desnuda tras unos matorrales. De ahí nace un flechazo, convirtiéndose en amantes.

(Post realizado a raíz de la información encontrada en: El País.com Con el cine en los talonesThis is not my blogYoutubeDailimotionVídeo GoogleWikipedia)

La accidentada primera exhibición de los hermanos Lumiere

larrivee-dun-train-a-la-ciotat.jpg

En 1895, Auguste y Louise Lumiere hicieron historia al dar la primera exhibición pública de una imagen en movimiento.
Se trataba del film “L’Arrivée d’un train à la Ciotat”, en la que en apenas un minuto de duración se veía llegar un tren de vapor a una estación.
El público, aun no familiarizado con las locomotoras y muchísimo menos con el cine, salió despavorido de la sala, donde se proyectaba, al creer que el tren se les venía encima.

puertas

John Ford no era tuerto

fordparche.jpg

Centenares son las imágenes que podemos ver del genial director con un parche tapándole un ojo, cosa que nos hacía pensar a todos que era tuerto, pero el parche se lo puso ocasionalmente en 1934 para poder recuperarse de la operación de cataratas.
A partir de entonces, acostumbró a llevarlo en público como excentricidad, aunque solía cambiárselo de ojo.

puertas

Huelga de extras en “Rojos”

reds.jpgLa película Rojos (Reds, 1981) narra la historia del único americano enterrado en el Kremlin, el periodista estadounidense John Reed.
El director del film, Warren Beatty, quiso dar la mayor autenticidad posible para la escena en la que John Reed da un discurso ante un grupo de trabajadores de una fabrica. Se puso una y otra vez a declamar dicho discurso frente a los extras, contratados para la película, sobre la teoría de la explotación capitalista en el trabajo.
Los extras escucharon con atención y quedaron tan convencidos por el mensaje dado por el director que decidieron ir a la huelga como reclamo de una mejora salarial.
Beatty tras reunirse con ellos accedió a las pretensiones de los figurantes y éstos tuvieron una subida salarial.

Las Cenizas de Orson Welles

orsonwellesyantonioordonez.jpgOrson Welles fue un autentico enamorado de España. Muchas fueron sus etapas, como director, actor y escritor o en su vida privada, en las que pasó largas temporadas por estas tierras.
Conocida fue su amistad con el torero Antonio Ordoñez y en la finca que éste poseía, en la localidad malagueña de Ronda, es donde están enterradas las cenizas del genio del celuloide. Este fue el deseo que tuvo antes de morir y que su hija se encargo de cumplir en 1986, un año después de su fallecimiento.

Elaborado a raíz de una entrada vista en Guateque.net